La historia de mairena

La vida de una operaria de Torre grúas

¿Cómo llega una mujer a desempeñarse como operaria de torre grúa en un país donde algunos trabajos están asignados socialmente para algún género en específico? … Mairena nos cuenta su historia de cómo inició y se consolido como una de las operarias de estos equipos de carga con mayor recorrido en el país.

Mairena: Todo empezó cuando un compañero de trabajo me mencionó la idea empezar a desempeñar este rol de operaria. Al principio no me sonó tanto la idea, pero después de meditarlo y recibir el apoyo de varias personas, entre ellas Wilson Cristancho de Gigacón, decidí que este podría ser un reto el cual sería capaz de afrontar.

Mi primer acercamiento a una grúa fue un lunes de semana santa cuando me tuve que quedar trabajando en mis labores habituales dentro de lo cual tuve ayudar con el mantenimiento de la torre grúa. Ese día pude subir a la cabina y experimentar la sensación de adrenalina que cada operario afronta diariamente. A partir de ese momento tuve claro que esta profesión era algo que quería hacer.

Después de tanto esperar y de una situación desafortunada que puso en riesgo mi permanencia en la empresa, Wilson Cristancho me dio luz verde para poder hacer el curso de operaria en Bogotá. Mi primer reto al hacer el curso fue acostúmbrame al frio de la ciudad ya que yo estoy acostumbrada a un clima más tropical y soleado. En algún momento me llamaron la Llorona ya que me la pasaba llorando por el frio hasta al punto en que pensaba no seguir más con el entrenamiento. Sin embargo, le resté importancia a esto y me concentré en lo realmente importante: convertirme en una operaria.

Pero bueno, gracias a Dios aquí estoy ahora más que nunca con ganas de avanzar y seguir siendo operadora y siempre agradecida con Dios por darme esa gran oportunidad de ser operadora de torre grúa es un orgullo para mí para mi familia que siempre le he dado muchas alegrías y gracias a todos por el apoyo porque sin la empresa y sin Diosito no hubiera vivido todas estas gratificantes experiencias.

¿Qué retos ha afrontado como operadora?

Iniciando esta profesión yo me preguntaba ¿será que si puedo descargar un mixer en 45 minutos? Pues la verdad para mí al principio era difícil pero poco a poco la confianza en uno mismo me dio buenos resultados. Yo siempre decía hacer los necesario para descargarlo en menos tiempo, por suerte las buenas capacitaciones y la constancia que aplicaba me ayudaron a que las cosas se dieran ya que por llegó el momento en que solo duraba 30 minutos descargado un mixer. La verdad me da felicidad cuando hay concreto por fundir y la eso me llenaba de una inmensa alegría y orgullo porque los logros que me propongo siempre los cumplo. Dios es grande y poderoso y él siempre estado de mi lado y siempre apoyando mis metas; ahora me gustaría operar una grúa móvil o una grúa portuaria ya que operar unas maquinas de ese nivel es el tipo de desafío que estoy buscando laboralmente.

Espero que Dios me permia continuar con esta labor tan hermosa hasta los 57 años y que pueda cumplir mi meta de operar las tres grúas que más me gustan: torre, móvil y portuaria.

Desea compartir este artículo, ¡seleccione la red de su gusto!

Su opinión es valiosa, adelante...

Published On: 30 octubre, 2020Tags: , , , Views: 1259